Relatos

La Convicción Del Convicto

Nada más salir del juzgado, el condenado se refugió en el primer bar que encontró. Su boca era una mezcla pastosa de incomprensión y frustración que ansiaba regar. Bebió una cerveza tras otra mientras trataba de convencerse de que todo había sido fruto de un error, que no era él el culpable. Una sucesión desordenada de imágenes sacudía su cabeza sin que pudiera darle un sentido lógico. ¿Seguro que había sido él?, se preguntaba sin cesar. De forma desesperada necesitaba demostrarse que era incapaz de un hecho tan atroz.

Intentando disimular una repentina melopea, solicitó al tabernero un cuchillo sin dar mayores explicaciones. Éste se le quedó observando frente a frente un instante y sin más dilación se dispuso a satisfacer la demanda de su cliente, ajeno a que aquel gesto de cortesía podría ser la firma de su propia pena de muerte. Bajo la barra, el condenado acariciaba el filo del arma como lo hubiera hecho cariñosamente sobre el lomo de su perro. La sangre que borbotaba a través de la yema del dedo pulgar le indicó que estaba listo para enfrentarse a su incertidumbre. Mientras el camarero le ofrecía la espalda, empuñó el arma e hizo ademán de apuntarlo. Sin embargo, cuando el cuchillo se lanzaba a atravesar la piel de su presa, el condenado decidió tirarlo al suelo y huir del lugar a toda prisa.
Tras salir del local, se sumergió entre las sombras de la ciudad para buscar un atisbo de lucidez solitaria. El frío desaconsejaba a los peatones andar a aquellas horas intempestivas y como resultado las calles parecían un desierto. El corazón del condenado se aceleraba a medida que la incomprensión sobre los sucesos se agrandaba. Recordaba las luces tenues, la sensación de desorientación, el sabor a alcohol destilado y de repente un estruendo en forma de sirenas, el amanecer dentro del calabozo, una abogada alocada, el juez impasible y, a la postre, su nueva condición. Aunque no llegaba a entender los entresijos judiciales, tampoco le importaba. El condenado no quería una respuesta a las preguntas de la sociedad, sólo ansiaba la respuesta a su pregunta. Entonces, en el techado de un portal cualquiera, encontró a un par de vagabundos que se refugiaba de la gélida noche entre cartones. Una mezcla de fuego y gasolina sería suficiente para llevar a cabo su propósito, pensó. En una gasolinera cercana se hizo de un pequeño bidón. Las cerillas fueron a costa de su adicción al tabaco y su aversión hacia los mecheros. A pocos pasos de los sintecho, derramó el contenido del recipiente de gasolina y empapó los cartones sin más preámbulos. Cuando se disponía a encender una cerilla, las manos del condenado empezaron a temblar descontroladamente. Ante el amago de defensa por parte de los indigentes, decidió escapar de la escena del crimen interrumpido.
Una sensación sofocante de frustración recorría los nervios del condenado. Se debatía en si aquellos pasajes transcurrían en el presente o si formaban parte del algún pasado, cuando topó con una hilera de coches aparcados. En un visto y no visto se introdujo en uno de ellos, desoxidando sus conocimientos de mecánica. Arrancó el motor y puso rumbo incierto. En la radio sonaba una canción de ritmo galopante y una batería estridente. Subió el volumen hasta saturar los altavoces y bajó la ventanilla de los cristales mientras el coche se enfilaba por largas avenidas a medio iluminar. En la cabeza del condenado seguía el desfile de gritos asustados, sangre derramada contra el suelo, un proyecto de cadáver a medio terminar y miradas de incredulidad que pretendían encañonarle. A pesar de haber tomado una forma irrefutable, el condenado seguía negando cualquier evidencia pasada y buscaba la prueba definitiva. En ese momento, un motorista emergió de entre las sombras y le adelantó por el carril derecho. El condenado vio en el desconocido su última oportunidad de salir de dudas. Sería demasiado fácil, un golpe certero y desaparecer sin dejar rastro. Aceleró hasta que el morro de su coche se sitúo en paralelo a la rueda trasera del motociclista. Cuando el brusco volantazo estaba trazado en sus manos, chocó contra un árbol sin que la moto se inmutara.
Mientras llegaban los coches de policía para detenerlo, el condenado sintió un gran alivio: ya tenía la respuesta que buscaba. Cuando ingresó en el penal, la idea de no ser culpable terminó de convencer al condenado.

2 comentarios sobre “La Convicción Del Convicto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s