Reseñas

Un ciervo en la carretera — Alberto Martínez

A pesar de escribirlos con cierta torpeza, no acostumbro a leer relatos más allá de blogs fetiches o algún certamen cuya inscripción requiera tal compromiso. Mucho menor es mi dedicación a los recopilatorios de relatos, con contadas excepciones para los autores clásicos. Quizá hay cierta tendencia a minusvalorar el género de relato en detrimento de la novela, bajo el falso convencimiento de que las historias cortas fueron un quiero y no puedo. Recientemente, por casualidades de las redes sociales, topé con una excepción honrosa, Un ciervo en la carretera, un variopinto recopilatorio firmado por Alberto Martínez, quien imprime carácter y finura a cada una de sus genuinas y muy variadas creaciones.

La vida de Alberto Martínez está íntimamente ligada con la literatura. Filólogo de formación, el zaragozano fue director de una librería hasta el año 2012. Cuenta en su haber con dos novelas, otros dos recopilatorios de relatos, más de sesenta certámenes literarios y colaboraciones con prestigiosas publicaciones. Como atestigua en su palabra escrita, el autor es además muy aficionado a la historia, con especial predilección por el legado romano.

La portada de Un ciervo en la carretera, protagonizada por un ciervo ataviado con un traje elegante de corte francés del S.XIX y bastón, representa a la perfección lo que va a acontecer: un estilo de escritura muy delicado, esmeradas ambientaciones tejidas en ricas descripciones y una sutil sátira que remata la veintena de textos. Entre ellos, viajamos a la práctica de la mita en la Bolivia colonial; asistimos a una particular partida de ajedrez entre Isabel de Castilla y el Cardenal Mendoza; la última y trágica faena del torero José Gómez Ortega ‘el Gallo’; o los últimos pasajes de vida del Almirante Carrero Blanco antes de su vuelo camino a los cielos. Asombra la rigurosidad histórica de cada uno de los distintos contextos, así como la recreación fidedigna de dialectos y otros idiomas y la meticulosidad léxica, cuyo aspecto genera una escritura que podríamos catalogar como de alta alcurnia.

De entre los trabajos recopilados se encuentran también una serie de microrrelatos, generalmente ambientados en tiempos más cercanos, en los que se atisba una combinación entre costumbrismo y tenue crítica social. A destacar el último, Oh Susie Q, la huida de una anciana rockera del asilo para poder ver un concierto de Iron Maiden o el viaje del niño José Antonio hacia la Iglesia en La 3ª dimensión. Caso práctico.

Así pues, cabe decir que Un ciervo en la carretera es un trabajo que dignifica el concepto de relato, que atrapa por su ritmo ágil, la personalidad de sus historias y la profundidad de sus paisajes. Pero, a título personal, me quedaría con el trabajo de orfebrería literaria que enluce, aún más, cada uno de los relatos. Enhorabuena, compañero.

12 comentarios sobre “Un ciervo en la carretera — Alberto Martínez

Responder a Lincol Martín Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s