Reseñas

Dracula – Bram Stoker

He dedicado mi primera lectura del año al clásico de terror Dracula, firmado por el irlandés Bram Stoker allá por 1897. No tuve ninguna motivación especial para decantarme por éste más allá de calmar la voracidad. Cuando acabo una lectura, no suelo tardar más de dos segundos en elegir otra. Antes uno se acercaba a la biblioteca o a la librería con la emoción de la novia que va a probarse su vestido. Ahora el acto se resume en apretar a lo sumo dos botones de tu dispositivo. Nada más empezar a leer me digo a mí mismo “¡Joder!, tendría que haber leído aquella otra, la que llevo más de diez años posponiendo” o “¡Rediós! Si tenía apuntado la de aquel autor novel con el que me comprometí y que ahora me acosa por privado en Facebook”. A Drácula lo tenía en mi proyecto de compensar la aversión generacional a los clásicos y mitigar la necesidad de consumir material nuevo. Calculo que en tres vidas y media podré culminarlo.

Al leer una obra escrita tanto tiempo atrás, una de mis primeras reacciones es la de constatar la insignificancia del tiempo, la universalidad del lenguaje y la vigencia de las cuestiones existenciales por encima de contextos históricos o sociales. Drácula aborda de forma descarnada la fascinante y misteriosa presencia de la muerte, a cuyo inevitable encuentro nos enfrentamos casi con las mismas herramientas que lo hacen los personajes de la novela, es decir ajo y crucifijos. Liderados por el experto en vampirismo, el Doctor Van Helsing, Jonathan Harker, Mina Murray, Quincey Morris, Arthur Holmwood y el Doctor John Seward emprenden una cruzada por comprender y adelantarse a los pasos del Conde Dracula, cuyo rastro de sangre se extiende desde Transilvania a Londres.

En torno a seiscientas páginas necesita Bram Stoker para ambientar, motivar y narrar los acontecimientos que popularizaron a lo largo del Siglo XX decenas de títulos cinematográficos. El intercambio epistolar, los diarios personales y artículos en periódicos vertebran la obra desde múltiples puntos de vista. Aunque la obra fue aclamada por la crítica y escritores de la talla de Arthur Conan Doyle, el autor irlandés no pudo comprobar cómo su creación basada en leyendas y supersticiones rumanas ascendía a la categoría de mito universal.

Las descripciones extensas, el estilo barroco y el sosiego en la sucesión de acontecimientos suponen una seria afrenta a la inmediatez de nuestros tiempos. Para un lector mediocre como yo, mordido por los colmillos de la hiperestimulación, Dracula brinda multitud de pasajes en los que perderme entre divagaciones y fantasías. Una de ellas era qué libro leer después y que éste cumpliera la hipótesis de ser un poco más ligero. Cuando lo tuve decidido, pude acabar de disfrutar intensamente de la caza del vampiro y recordar que el amor es un sentimiento tan generoso que puede suponer entregar la vida. Al acabar el clásico, respiré aliviado y comprobé si tenía marcas de colmillo en el cuello. Emprendí la primera lectura que apagara mi voracidad. A los pocos instantes me di cuenta de mi error: las prisas me habían vuelto a traicionar.

13 comentarios sobre “Dracula – Bram Stoker

    1. Por aquí rondan varias criaturas. Me asomo a la ventana y es un grupo de chavales que van a pillar sustancias a los vampiros de la noche. Las mordeduras no dejan marca en el cuello, sino en el brazo y, a la larga, en el corazón. Gracias por leer y comentar. Un abrazo, adelante!

      Le gusta a 1 persona

    1. Es complicado hablar de una novela tan histórica y tan universal como Dracula. Se han hecho tesis doctorales sobre ella, como para que venga yo a decir algo original. Eso sí, mi sentir sí que es personal. Me alegra que te haya agradado. Gracias por leer y comentar. Un abrazo, compañero. Adelante!

      Le gusta a 1 persona

  1. Esta es una de esas lecturas que te envuelven. Hice una relectura hace un par de meses con la convicción de meterme de lleno en la historia. Sólo leía de noche, a la luz de las velas (con mi kindle obvio jajaja), con un poco de vino y un playlist de “noche de tormenta”. Sin duda lo disfruté mucho más que la primera vez.

    Le gusta a 1 persona

    1. Un ritual muy acorde con la historia. Creo que hay veces que conocer el argumento y el desenlace hace que el lector esté más concentrado en disfrutar y apreciar los pequeños matices de la novela y profundizar en los personajes. Quizá me apunte para una relectura o, al menos, al vino.

      Bienvenida, compañera. Un fuerte abrazo, adelante!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s