Bocachancladas·Vida Moderna

La visibilización mutua

Es 11 de marzo, tres días después del 8M. Las fachadas de los edificios públicos amanecieron con pancartas en apoyo a la lucha por la igualdad, los balcones adornados con globos morados y en las calles asomaba cartelería reivindicativa. Los programas de televisión y radio dedicaron horas a ensalzar el papel de la mujer y señalar las desigualdades sociales producidas por el sexo. A falta de manifestaciones multitudinarias, espontáneas concentraciones se sucedieron, mientras los lazos violetas poblaban los puestos del mercado, indumentarias y mascarillas. Se organizaron charlas, homenajes y mesas redondas cediendo el protagonismo a las mujeres.

Las redes sociales también fueron testigos de la reivindicación. Se sucedían fotos, vídeos y artículos de mujeres cuya contribución era esencial, es decir todas. No obstante, un movimiento captó mi atención: la visibilización mutua. Una banda de punk-rock masculina había publicado ‘Mujeres guerreras’, una canción que contaba con cientos de miles de escucha. Un artista gráfico había diseñado un precioso collage con los rostros de sus abuelas, bisabuelas y tatarabuelas. ‘Manos de doncella’, el poema declamado de un polifacético artista cosechaba millones de visitas. Todos juraban visibilizar a la mujer, pero, maliciosamente, me preguntaba: ¿acaso no existen sentidos poemas, canciones y murales de mujeres que el hombre pueda compartir? ¿Quién visibiliza a quién?

No sólo durante el ‘Día Internacional de la mujer’ se produce el fenómeno de la visibilización mutua. En la celebración del día del orgullo gay, los flashes son para los políticos que antes legislaban en contra de los derechos del colectivo homosexual y ahora van sobre la carroza. Parece que estuviera castigado dejar pasar la oportunidad de una buena foto y una bonita huella, ya sea aprovechando la semana del cachopo de Villaporcino o el día internacional de la croqueta de chipirones.

El fenómeno se vuelve especialmente virulento cuando acontece el fallecimiento de algún personaje popular. Como si de un jefe de estado se tratara, acudimos a escribir nuestra carta de despedida aunque no sepamos pronunciar bien su nombre o a recordar ese emotivo momento de cuando creímos encontrarnos al fallecido rebuscando lencería en la sección de chollos de El Corte Inglés.

Una vez más, el ser humano saca a relucir esa propensión a arruinarlo todo y alejarse de la virtud de guardar silencio. La barrera entre la reivindicación y el folklore cada vez es más delgada. La voracidad de la inmediatez está generando la obligación de pronunciarse ante cualquier circunstancia, tener respuesta para todo y de coleccionar cuantas más fotos mejor. La intensidad de los focos deslumbra tanto que creemos ser siempre el protagonista de todas las fiestas. Personalmente, me parece agotador y, por suerte, no tengo trastero para almacenar tantos momentos.

Dicho esto, he de me retirarme a mis aposentos. Tengo 362 días por delante para escribir un poema enternecedor, buscar una melodía resultona y declamar con la foto de mi tía abuela Merceditas de fondo para el próximo 8M. Todo sea por la visibilización.

15 comentarios sobre “La visibilización mutua

  1. Por estos rumbos perdidos del señor ( del abismo, but of course) opté por resguardarme en el bunker el 8m ya que las compañeras no ven con buenos ojos a nada que se asemeje a masculino, ni siquiera quienes apoyamos la causa…así cómo apoyar o cambiar…? Besos al vacío desde el vacío

    Le gusta a 1 persona

    1. Hay una amalgama de posiciones, contradicciones, vacíos y recelos. Por mi parte, intento apoyar desde la segunda fila, pero entiendo que otras personas puedan tener distintas posiciones. Un abrazo, compañero. Dicen que acompañado el vacío pesa menos. Adelante!

      Me gusta

      1. No sé si es un tema de entendimiento, es más bien de haber vivido. He vivido según las condiciones que me tocaron (me crie en una ciudad tranquila, fui a la universidad, encontré un trabajo que no está mal…) y eso hace que no pueda tener un punto de vista como el de las mujeres. Puede ser que tenga una cierta opinión, de la misma forma que también la puedo tener sobre motores de avión sin tener idea. Otra cuestión es si esta es relevante. Abrazos, compañero. Adelante!

        Me gusta

  2. Vaya… yo la verdad es que siento una necesidad de volver a las guerras anteriores, más sinceras… sabes que el enemigo es quien te quiere abrirte la cabeza con una hacha herrumbrosa enorme o a cortártela con una deslumbrante espada forjada por herreros esclavizados en maravillosas forjas dentro de castillos de oro… jajaja, ya me flipé.
    El caso es que el feminismo es taaaan confuso desde que se perdió en la postmodernidad…
    No tiene nada parecido a un frente común… yo es que por mucho que quiera siento que no hay nada que hacer, ningún modo para apoyarlo. Actualmente, el feminismo solo pertenece a las mujeres como reivindicadoras y a los amantes del poder como medio de marketing como tu expones aquí. Yo, como hombre que se denominaba feminista cuando era capaz de comprender el feminismo, ahora mismo solo me atrevo a callarme la puta boca al respecto…
    puse un tuit felicitando el día de la mujer y lo borré al rato…
    Al final, yo que tan solo quiero proclamar el: Ama, ama y ama… y esto está tan lejos de todas las luchas que para qué… siento estar solo gritando en un pozo y abrazándome a mi mismo…

    Bueno, Rafa, buen artículo al que no nos tienes acostumbrados.. gracias por ello, da perspectiva y también mola salir de las risas con poso de vez en cuando.
    Un abrazo, compañero.

    Le gusta a 1 persona

    1. El tema del feminismo es complejo. No creo que el movimiento siga un dogma único, ni haya una opinión mejor que otra. Hay varias ramas y es cierto que en esa dispersión surge el conflicto y quizá se dañe la causa común. A mí también me parece que las batallas deben ser más transversales si realmente quieren triunfar, pero es posible que en esta lucha tengamos que estar de perfil.

      Me alegra que te haya gustado. Aquí siempre intentamos dejar poso. Gracias por leer y comentar Un abrazo, compañero. Adelante!

      Le gusta a 1 persona

  3. No deben confundirse las alharacas mediáticas y el folklorismo político con el feminismo, que no es una actitud que se circunscriba a un callejeo anual y a unos gritos archisabidos; aviados y aviadas estaríamos si así fuera. Educar en la igualdad y en el no sexismo es una tarea que nos incumbe a todas las personas, en un TÚ + YO= NOSOTROS Y NOSOTRAS que trasciende de ese 8M que, parece ser, se malinterpreta. Procedo de un entorno familiar y escolar feminista, en unos años donde no era lo común recibir una educación igualitaria y me congratulo y celebro cada pequeño cambio en la manera de actuar de la gente, a la vez que valoro la tenacidad de esas personas que, hace más de treinta años fueron capaces, con su propio ejemplo, de inculcarnos unos valores donde cualquier tipo de discriminación no tenía cabida. Así que sí: Bienvenidas sean todas las vindicaciones y los alegatos porque no conciernen solamente a las mujeres sino también a nosotros, que formamos parte de la misma sociedad.

    Salud.

    Le gusta a 2 personas

    1. Gracias por tu comentario, compañera. No pretendía tan siquiera insinuar que el feminismo sea un movimiento folklórico o que la tarea de promover la igualdad no corresponda a toda la población, independientemente de su sexo. Lo que sí veo, e intentaba mostrar, es que hay personas que se aprovechan de ciertos momentos de visibilidad para publicitarse ellos mismos y otros fines, lo cual daña la reputación del movimiento. Me pregunto si precisamente los que son contrarios a tal movimiento no les interesa promover esta tendencia.

      El ser humano tiene demasiados ejemplos de festividades o reivindicaciones que poco tienen que ver con su alegato original y, casualmente, han ido adoptando los valores de la sociedad moderna, del individualismo, el consumismo y la banalidad. Espero que no acabe ocurriendo así con el 8M.

      Un abrazo, compañera. Adelante!

      Le gusta a 1 persona

    1. Es difícil llegar al punto exacto de sal y pimienta, a la cantidad justa de azúcar, al ni más ni menos. Donde uno encuentra demasiada sal otro ve el plato sin sabor. Me alegra haber llegado a ese punto para tu gusto. Un abrazo, compañera. Gracias por el apoyo. Adelante!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s