Bocachancladas

Todos los tontos tenemos suerte

Todos los tontos tienen suerte. Por fortuna, a tierna edad ingresé en tan distinguido club en el que cada día voy sumando méritos para escalar en su ingenua pero competitiva jerarquía, dotándome de infinitas reservas de suerte a la par que ignominiosas desventuras.

Fruto de un convencionalismo social o una singular relación en la que prefiero no ahondar, acostumbro a ser el encargado de sacar la basura allá donde caigo. Mi técnica favorita es la del lanzador de martillo que busca marca para ir a las olimpiadas. Situado en un lateral, tomo aire con gesto de concentración, presiono con el pie la barra metálica, giro sobre mi posición tirando de las asas para hacer volar mis desperdicios y estos son engullidos por el contenedor. Una vez depositada la bolsa compruebo en un gesto instintivo que no he lanzado también mis llaves y que éstas permanecen en el bolsillo.

Anoche, tras cerrar el contenedor y hacer la verificación rutinaria, me encontré la sorpresa de que vestía pantalones de pijama y que estos carecían de bolsillos. Las llaves no estaban en su lugar habitual. Volví con la esperanza de haberlas olvidado en el portal, el ascensor o las escaleras, pero no tuve tal suerte. La puerta de casa me observaba cerrada a cal y canto. “Eres tonto. Eres muy tonto”, parecía decir de forma arrogante. Seguidamente, un flash con las llaves volando de mi mano al vacío atravesó mi mente. Tenía tres alternativas: bucear en el contenedor y pringarme de desperdicios hasta recuperar las llaves, pedir asilo a la vecina octogenaria o encontrar a un simpático cerrajero que tuviera ganas de hacer fortuna a costa de mi estupidez.

Opté por regresar al lugar de los hechos mientras mi pituitaria fantaseaba con un hedor a putrefacción que estuvo a punto de hacerme vomitar. Cuando abrí el contenedor descubrí al manojo y su llavero colgante suspendidos de un saliente metálico. Las llaves se balanceaban avistando un abismo de bolsas colmadas de espinas, huesos a medio roer, mayonesa pasada y otros restos derivados de la opulencia urbanita. “Eres tonto. Eres muy tonto”, parecían susurrar. Con una mezcla de vergüenza y alivio, vanagloriándome por la suerte innata que poseemos los tontos, liberé las llaves de su efímero extravío.

Quizá la suerte y la tontería sean conceptos indisociables. Un ser inteligente no habría lanzado sus llaves al contenedor, pero tampoco hubiera sido agraciado por la suerte en una noche cotidiana. Los logros de un ser inteligente siempre serán consecuencia del propio esfuerzo o de su peripecia y sólo en la desgracia maldecirá a la suerte. En cambio, el tonto es consciente de que él es el responsable del desastre. Quizá la tontería no se cree ni se destruya, sólo se transforme en suerte y viceversa.

Mientras trato de engañar a alguien con estas tonterías, procuraré llevar las llaves colgadas del cuello para ahuyentar futuras tentaciones y ponerme un cartel que alerte de mi torpe condición.

25 comentarios sobre “Todos los tontos tenemos suerte

  1. ¿Seremos los tontos los únicos capaces de disfrutar la felicidad de los detalles pequeños, mientras los listos, inteligentes y poderosos se la pierden mientras están ocupados en sus empresas importantes?. Y yo, incluso en alguna ocasión las he tirado sin darme cuenta al cubo de la basura de casa!.

    Le gusta a 1 persona

  2. Una vez me sucedió con los espejuelos, parecía loca buscando por toda la casa sin éxito alguno, ya cansada voy algo incómoda a preguntarle a mi nieto, tal vez él los había visto y él, con su cara inocente me responde… abuela tienes los espejuelos puesto, ¡seré tonta! Ahora, antes de buscarlos toco por si los llevo puesto. Me reí muchísimo con tu historia, no lo conozco, pero lo imaginé intentando alcanzar las llaves. 😆😂🤣

    Le gusta a 1 persona

    1. Estaría halagado de tener en mi poder las llaves del Cielo, pero como bien indicas es una responsabilidad demasiado grande y acabaría entrando gente muy extraña y los piadosos entre llamas. A veces ser un don Nadie tiene sus ventajas. Un abrazo, compañero. Adelante!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s