Microrrelatos

Sombras de soledad

Algo debí hacer mal, pero prefiero no saber qué. Asentada en una madurez confortable, sentía una pesadumbre que me consumía de la misma forma que la carcoma lo hace con la estructura de una casa de madera.

Roberto, mi novio desde adolescentes, trabajaba fuera y yo pasaba demasiado tiempo sola. En un arrebato de sinceridad le confesé que la distancia me agotaba, que sentía la necesidad de compartir mis noches de arrebato y amanecer entre los brazos de alguien especial. Él me propuso que llenara mi vacío adoptando un gato. La idea me pareció tan brillante que decidí dejar a Roberto y enterrar en montañas de cariño a un nuevo compañero de vida.

Por medio de Catinder, una aplicación animal, me propuse encontrar un gato apuesto, cariñoso, culto, sensible y, sobre todo, que no sucumbiera a la tentación de sacar las garras cuando venían mal dadas. Tras citas infructuosas y conocer a mininos de pretencioso maullido, di con Sombra, un gato de piel azabache, delicado ronroneo y ojos de una tonalidad amarilla penetrante. Enseguida se trasladó a casa y pasamos semanas sin separarnos más de un par de centímetros. Veíamos telenovelas, practicábamos yoga, cocinábamos bizcochos, hacíamos ganchillo y leíamos novelas de Corín Tellado. Mi soledad había desaparecido de un zarpazo afilado.

No obstante, Sombra no reaccionaba al dulce magma con la misma efusividad. El gato parecía tener inquietudes más allá de esperar una muerte acaramelada. Una noche después de acostarnos, lo descubrí pegado a la pantalla del ordenador mientras bufaba desesperado. Cuando desperté el gato ya no estaba allí. Acto seguido, Sombra llamó para comunicar que había encontrado trabajo como masajista en otra ciudad. Se había presentado a la entrevista sin cortarse las pezuñas. Juraba que no debía preocuparme: nos veríamos una o dos veces al trimestre por videoconferencia.

Tras despedirme de Sombra, he decidido adoptar un tamagotchi para que me haga compañía. Sería extraño que también encontrara trabajo.

Presentado sin éxito al X Concurso de Relato Hiperbreve – El Sauzal 2021

18 comentarios sobre “Sombras de soledad

  1. Hola Rafalé, que ingrato amor el de Roberto! Y ni hablar de Sombra… 😔 Tanta ingratitud me conmueve. Si ella, la protagonista, me permite una sugerencia le diría que no agobie al tamagotchi. Se han visto casos en donde ellos también abandonan. Un abrazo 🐾

    Le gusta a 1 persona

    1. Quizá la clave esté en las expectativas. Cuantas más expectativas uno deposite en una pareja, mascota o ilusión, más probabilidad de que ésta termine por decepcionarle. Dicho lo cual, a la protagonista le trasladaré tu sugerencia junto a eso de que mejor no tenga expectativas 😉 Un placer tenerte por aquí. Un abrazo, compañera. Adelante!

      Le gusta a 1 persona

    1. Algo de ese realismo y magia intentamos cultivar, luego se nos olvida la luz y el agua y sale lo que sale. Me encantan las piedras como compañía, algunas mantienen grandes conversaciones sobre geología y economía internacional. Un placer tenerte por aquí, compañero. Un fuerte abrazo, adelante!

      Le gusta a 1 persona

  2. Una pena que no ganaras el concurso, Rafalé, porque el relato es delicioso. ¡Qué mala es la soledad cuando no es deseada! Y ¡qué desagradecido fue Sombra!, con todo el cariño que le da la protagonista de tu relato.
    Un saludo, compañero de letras

    Le gusta a 1 persona

    1. Supongo que la protagonista tenía unas expectativas que divergían de las de Sombra. Cuando dos personas convergen en las mismas, eso es gloria bendita. Los concursos son muy difíciles, se presentan muchos relatos de gran nivel, tanto que a veces los jurados no pueden ni asumirlos. Al ser microrrelatos, generalmente los que se llevan el gato el agua son los que han despertado alguna emoción especial en el miembro del jurado y eso puede llegar a ser aleatorio. Lo importante es estar en el candelero. De vez en cuando te llevas alguna sorpresa agradable.

      Un abrazo fuerte, compañera. Como siempre muy amable con mis creaciones. Adelante!

      Le gusta a 1 persona

    1. Es difícil destacar en ese tipo de concursos. Hay muchas propuestas, jurados que valoran la originalidad de múltiples puntos de vista. Por eso tiene mucho mérito cuando se consigue un reconocimiento, pero si no se logra sólo hay que continuar escribiendo. Me alegra que te haya gustado. Eres muy amable. Un fuerte abrazo, compañera. Adelante!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s