Reseñas

La barraca — Vicente Blasco Ibáñez

Por increíble que parezca, no fue hasta el año pasado cuando empecé a acercarme a la obra de Vicente Blasco Ibáñez. Recuerdo de niño memorizar su nombre como autor destacado de la literatura española y, en el año en que viví en Valencia, aprender que alrededor de la avenida que lleva su nombre se encontraban los garitos en los que la juventud dilapidaba su salud. No obstante, mi buen amigo José Enrique Espí me obsequió para mi treintaiún aniversario con una edición de La barraca de 1901, la cual merecía una lectura y un análisis reposado. Tras este primer acercamiento, estoy seguro de que Blasco Ibáñez se convertirá en uno de mis autores de cabecera.

La edición es una auténtica reliquia, con una portada con relieve y encuadernación de época en media tela. Las hojas se han anaranjado por el paso implacable del tiempo y algunas de sus líneas se retuercen caprichosamente. Además, el tomo, editado por el mítico sello de Francisco Sempere, incorpora ilustraciones del pintor Antonio Fillol que recogen la esencia dramática y rural de La barraca. Cabría señalar que una barraca es una construcción típica de la huerta valenciana y murciana, típicamente situada a orillas de canales y regadíos y caracterizada por su tejado inclinado y cubierto de cañas y paja, la cual alberga a los labradores y sus familias.

La barraca articula una historia entre familias campesinas del campo valenciano, las cuales subsisten a duras penas arrendando las tierras de propietarios acomodados y con carácter tirano. La descripción minuciosa de Blasco Ibáñez sitúa de forma visual al lector en los quehaceres de la huerta, mientras que los personajes encarnan las míseras condiciones de vida. La llegada de Batiste y su familia a una de las barracas desencadena el recelo del resto de campesinos, en especial de Pimentó, ilustrando cómo brota el odio entre los pobres. El argumento también señala por boca de Don Joaquín, el profesor, el origen del odio y la penuria: el analfabetismo. Paulatinamente, las tensiones se agravan para desembocar en la muerte y la destrucción, perpetuando la pobreza y el rencor.

Así pues, a través de un argumento en apariencia sencillo y la credibilidad de sus personajes, La barraca hace una humilde crítica a las diferencias sociales con una clara voluntad transformadora. Más de un siglo ha pasado de su publicación, los ricos explotan a los pobres de formas más refinadas y la alcantarilla mediática promueve el odio hacia las clases más humildes. Con el compromiso diluido en mil batallas y los autores refugiados en el nihilismo y el cinismo, los ideales y el legado de Blasco Ibáñez están más vigentes que nunca.

16 respuestas a “La barraca — Vicente Blasco Ibáñez

    1. Si no me equivoco, creo que TVE hizo otra adaptación sobre ‘La barraca’. Está disponible gratuitamente a través de su web. También, aunque no lo mencionaba en el artículo, hay una maravillosa adaptación del programa 1 libro 1 hora, en el cual analizan y dramatizan la obra.

      Tuve la suerte de vivir un año y medio en Valencia y pude bajar a la Albufera en un par de ocasiones. Apuesto a que las huertas y los paisajes no han cambiado tanto, aunque se haya convertido en un reclamo turístico. De hecho se conservan varias barracas. Si no lo has hecho aún, ojalá puedas visitarla.

      Un fuerte abrazo. Adelante!

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s