Navidad · Relatos · Vida Moderna

Navidad 2084

“Éstas van a ser las mejores navidades de nuestra vida”, susurra Erre a su hija Uve. La niña emite una sonrisa alegre y a continuación abraza a su padre tan fuerte como sus brazos pueden. Mientras tanto, Uve continúa absorta en la visualización paralela de ‘Don’t Look Down’ y ‘Do Look Up’, los flamantes estrenos de la industria cinematográfica, cuyas imágenes se proyectan en la mente gracias a la tecnología transhumana Uniform2084.

En cambio, Erre visualiza una de las dos películas, pues la otra parte de su cerebro está concentrada en los quehaceres de su trabajo. Éste se encarga de reseñar productos manufacturados por la empresa Uniform, asegurando su calidad y una información objetiva al cliente. Erre ha de analizar minuciosamente las prestaciones de la última versión de Friendexperience, un aparato que recrea la percepción de tener amigos e interactuar con ellos. “Es el regalo que todos los niños querrán para Navidad, refrendado por educadores y pedagogos de talla mundial, ideal para conformar un ambiente estimulante y potenciar la creatividad”, comenta entusiasmado al dispositivo de grabación.

Tras concluir su jornada de dos horas, Erre encarga el Friendexperience a través de Uniform. El hombre suspira aliviado, pues a pesar de ser el producto más demandado, aún quedan algunas existencias. Durante Nochebuena, Santa Claus descenderá por la mente de su hija Uve y descargará el contenido de su saco. El 2084 ha sido un año generoso para Erre, así que decide colmar de más regalos a Uve y también a Te, su mujer. El resto del día lo pasa ensimismado en los juegos con los que todavía tiene que divertirse, las series que debe disfrutar y los lugares vacacionales pendientes de consumir. Cuando se quiere dar cuenta, ha caído la noche y un conglomerado de luces se enciende dentro y fuera del cubículo que habita la familia Épsilon. El alumbrado describe formas de árbol navideño, renos y la figura de Santa Claus, así como el logotipo de la empresa Uniform, valedora del espíritu navideño y garante de los designios del ser humano.

A las nueve en punto, la mesa principal se transforma automáticamente y sobre ella emerge una sucesión de platos, vasos y velas adornadas que conforman el banquete. El tiempo de obligado esparcimiento se ha agotado para la familia Épsilon y ahora Erre, Te y Uve deben reunirse para saborear la cena de Nochebuena. El menú está compuesto de costillas de supercerdo vietnamita, espagueti alla larva de polilla y una amplia variedad de bocados con espumas de Júpiter, regado con una selección de bebidas energéticas sin azúcar y sin agua. Antes de comenzar el festín, los Épsilon dan gracias a la compañía Uniform por proveerles de tan exquisitos manjares y una dichosa existencia. A mitad de degustación, Erre, Te y Uve callan para atender el discurso del Rey, Jey Alpha, director ejecutivo de Uniform y líder de la humanidad. “…la especie aguarda el reto más apasionante de su historia: la conquista de la felicidad. ¡Con alegría y optimismo lo conseguiremos! Uniform produce felicidad para todos…”, prosigue el Rey, aflorando un torrente de lágrimas en el rostro de Te. Con el pensamiento, Erre y Uve difunden y jalean el discurso de Jey Alpha mediante UniformBook, la red intersocial.

Concluido el banquete, Uve, Erre y Te se tumban sobre el sofá para retomar su visionado de contenido multimedia y proseguir con su inagotable listado de experiencias vitales. Con la parte del cerebro restante cantan villancicos y se contagian de felicidad e ilusión.

Oh, Navidad con Uniform, sueño
y con los regalos alrededor.
Uniform es mi quimera
y es mensajera de paz y de puro amor”.

Acostada entre sus padres, Uve se relaja visionando una animación que reproduce el origen de la Navidad. En una de las fábricas de Uniform, nació el niño Key Alpha, futuro Rey de la humanidad y padre del actual monarca. Éste fue adorado por los trabajadores de la factoría y colmado de juguetes y regalos por la mascota de la empresa, Santa Claus. A partir de ese evento, lo haría con todos los niños del mundo para librarles del aburrimiento, el sufrimiento y la escasez, concluye la película.

“Mami, Papi, ¿cómo era la Navidad cuando eráis niños?”, inquiere Uve. Erre trata de bucear entre sus recuerdos. Enseguida, su mente lo visualiza a sí mismo de niño viendo la animación sobre el origen de la Navidad. También evoca los discursos de Key y Jey Alpha en Nochebuena rodeado de sus padres y despertar la mañana siguiente con un sinfín de regalos envueltos con papel de Uniform. El relato de Te es idéntico. Una imagen borrosa irrumpe en la mente de Erre. Es su abuelo cantando “Oh blanca Navidad” y narrando el nacimiento de un tal Niño Jesús. Súbitamente, elimina la escena. Erre contesta: “La Navidad era genial, como ahora. Regalos y felicidad gracias a la bondad de Uniform”.

Erre, Uve y Te se retiran a descansar y esperar la lluvia de regalos. Sobre la cama, Erre da vueltas. Un montón de imágenes revolotean en su memoria. Reyes Magos, cabalgatas, villancicos, calles iluminadas, castañas asadas, turrones, anís, abrazos y besos con sus padres, abuelos, tíos y primos, el discurso de un Rey no Alpha y empresas distintas a Uniform. ¿Memoria o pesadilla? Una mano lo agarra, la proyección se detiene y su mente se apaga.

A la mañana siguiente, Uve y Te se despiertan dando gritos de emoción. Santa Claus ha colmado todos sus deseos, incluido el Friendexperience. Por fin podrá relacionarse y jugar con otros niños como ella. “¿Dónde está Papi?”, pregunta Uve sin que Te acierte a contestar. La incertidumbre de madre e hija se diluye en unos segundos, los que necesitan sus cerebros para arrullarles en un mano de entretenimiento infinito. Al mismo tiempo, Erre despierta en un lugar desconocido, acusado de pensamiento subversivo y atentar contra el verdadero espíritu de la Navidad. Ajena al devenir de su padre, Uve continúa abriendo regalos. Como alguien le prometió, éstas son las mejores navidades de su vida.

#cuentosdeNavidad

12 respuestas a “Navidad 2084

    1. La ironía y el surrealismo son armas muy interesantes para enarbolar la crítica. Me alegra que te haya gustado el texto. No prometo llegar a 2084, pero intentaré atisbarlo y compartirlo. Te deseo lo mejor para ti y los tuyos para el nuevo año, compañero. Un fuerte abrazo, adelante!

      Me gusta

      1. Esa palabra compañera es un gesto muy amable; sobretodo, viniendo de parte de un joven escritor tan talentoso y creativo.
        Bueno, el caso es que tu texto está ¡brutal!
        Sabes, en Cali-Colombia utilizamos está palabra para decir: excelente, de ensueño, maravilloso, más que bueno.
        Tengo esté concepto sobre el texto porque dice lo que muchos somos incapaces de decir con juego, magia, elocuencia, hilo conductor y humor.
        ¡Me encanta!
        Feliz año nuevo apreciado escritor. Espero sigas haciendo magia con las letras y muchos puedan conocer tu arte. Mucha felicidad para ti y tu familia. A celebrar!

        Le gusta a 1 persona

      2. Muchísimas gracias por tu amable comentario y tus deseos. Son recibidos con mucho cariño. Justamente la pandemia me impidió viajar a Colombia. Espero poder hacerlo en breve y escribir de ello.

        Mucha felicidad y salud para ti, compañera. Un fuerte abrazo, adelante!

        Me gusta

    1. Encantado de que así lo percibas. Hay varios candidatos para hacer de Uniform, además de Amazon, lo que no sé es si realmente son varias caras de la misma moneda o si acabarán convergiendo a la misma. El tiempo nos lo dirá, o no. Suerte para ti también, compañera. Un fuerte abrazo, adelante!

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s