Microrrelatos

Huyendo de mí

Siempre estoy huyendo. No sé muy bien desde cuándo. Es mi estado natural. No mirar atrás, dejarlo todo a medias y convencerme de que un poco más adelante estará lo que buscaba. Hay personas que opinan que es una forma de encontrarse, pero yo creo que escribir también es una forma de huir. Mi mente se llena de pensamientos regados por la cotidianeidad y la ironía desafiante, mi bolígrafo corre más que yo y el ordenador los inmortaliza. No importa que no sea lo que me conviene, ni que siga estancado en el mismo punto que hace diez años, que sea un mediocre en el trabajo, tampoco que esté procrastinando hasta que llegue la muerte.

De vez en cuando se me hincha el pecho tanto y digo “Joder, qué bien escribo, porque no me leen ni en mi casa, sino iban a flipar los del Planeta”. Me hincho tanto que tengo preparados unos tablones de madera para tapiar las ventanas por si me da por echar a volar. Me gusta el eco de palmas, las risas sinceras y también las fingidas, pensar que compartiendo bufonadas se puede despeinar el peluquín de alguna cartera repleta. Supongo que detrás de ese ruido y luces fundidas de clubs de carretera, hay miedos, algún tipo de complejo de inferioridad no tratado a tiempo o un amor de juventud no correspondido que aún no he superado. Quién sabe, por ahora no me interesan los porqués. Sólo quiero desfilar entre la gloria y la vergüenza ajena.

Alguna vez dejaré de escribir para plantearme dónde estoy, quién soy y cómo voy a llegar a ese lugar al que quiero llegar ya. Mientras llega ese fatídico día, aquí sigo escribiendo y huyendo de mí.

19 respuestas a “Huyendo de mí

  1. No pretendo que sigas corriendo indefinidamente con lo cansado que eso es. Respecto de lo de huir de uno mismo, todos lo hacemos en mayor o menor medida, aunque tú tienes la clarividencia de verlo. Lo que sí me gustaría es que siguieses escribiendo tan inspiradores relatos y comentarios.

    Le gusta a 1 persona

      1. Sé que es extraño, pero así lo pienso. En muchas ocasiones escribir es escarbar en uno mismo, ahondar en los pensamientos anclados y la moral. Pero yo pienso que en este camino de la escritura, hay una componente de huida de al menos una parte de mí mismo. Quizá de la parte más personal y profesional. No obstante, como comentaba en el texto, tampoco quiero ahondar en qué y cómo. Quizá algún día lo haga y por supuesto será un placer compartirlo. Un fuerte abrazo. Adelante!

        Me gusta

  2. Ojalá no entendiese esa huida (pero la entiendo). Escribimos por arrancarle a la vida su anodino rodar, no queremos llegar nunca a ninguna parte porque no habría motivos para escribir… Qué putada y qué bendición a la vez. Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s