Reseñas

Los acordes rotos del destino — Tina de Luis

El amor es una fuente tan potente que por sí solo es capaz de motivar las historias más bellas jamás contadas. Paradójicamente, su poder descontrolado puede desencadenar sentimientos aparentemente enfrentados como el odio y la venganza. En ocasiones me gustaría atreverme a dejarlo fluir y que él me llevara a donde creyera conveniente, pero hay algo en su inmensidad que me produce ciertos recelos y miedos. A diferencia de quien escribe, el amor sincero y desbocado impulsa a los personajes que protagonizan Los acordes rotos del destino, la última novela de Tina de Luis, por la quien siento una amistad cavada en las trincheras literarias.

La obra nos sitúa en el reciente París, donde acontecemos a la misteriosa desaparición de Marcel, la pareja de Nathalie. Los caprichos del destino unen a la joven francesa con Paz, una octogenaria de nacionalidad española que reside en la capital atesorando una biografía fascinante. Paulatinamente, Los acordes rotos del destino desgrana los orígenes de la anciana y su familia radicados en Renedo de Esgueva (Valladolid), así como la historia de Viktor, su amor de juventud, un checoslovaco huido tras la segunda guerra mundial. Además, la desaparición de Marcel impulsa a Paz y Nathalie a adentrarse en el entorno de las mafias que tratan con mujeres, la prostitución y los rituales perversos. En un derroche continuo de emoción, Tina de Luis consigue guiar las tramas subyacentes hacia una convergencia necesaria y natural.

Así pues, Los acordes rotos del destino transita entre la literatura romántica, el misterio, la acción y un loable contexto histórico. Sus personajes nos retrotraen al ocaso de la España de la Guerra Civil y la posguerra, así como a ciertos pasajes de la Segunda Guerra Mundial, con la virtud de acercar la narración hasta los lugares concretos donde acontece la trama y conseguir destruir las barreras temporales mediante una construcción sólida. Cabe destacar que la lectura fluye con dinamismo gracias al estilo de Tina de Luis, depurado y reflexivo, sin renunciar al influjo poético que en ciertos pasajes genera mayor intensidad.

Otro de los puntos destacados de Los acordes rotos del destino es el grado de detalle con el que son caracterizados los protagonistas. Un riesgo que asume la escritora y, eventualmente, puede resultar complicado de mantener en una novela generosa como la presente, pero del cual sale triunfante. A destacar la diferenciada construcción de sus voces, aprovechando que el diálogo es un recurso habitual. De esta forma abordamos no sólo las dilatadas biografías de Paz, Viktor, Nathalie, Marcel o Damián, sino que también entramos en sus pensamientos y la motivación de estos. En particular, el personaje de Damián, el villano de esta obra, nos señala a la frustración del amor como una raíz del odio y el mal. No parece casual entonces que Tina de Luis sea maestra y especialista en psicopedagogía terapéutica y psicología.

En un periodo donde la banalización, la inmediatez y la superficialidad están corroyendo hasta los sentimientos más puros, da gusto reencontrarse con las emociones atrincherados entre la tinta y el papel. A pesar del dolor, es más necesaria que nunca la literatura que nos envalentone a dejarnos llevar por el amor y la solidaridad, a ser un poco más humanos.

6 respuestas a “Los acordes rotos del destino — Tina de Luis

  1. Nos tienes acostumbrados a tus excelentes reseñas, con más calidad y más digna de encomio que tantos relatos ganadores de concursos. Sin embargo, cuando la comentada es la propia obra, suena a música celestial. Un artículo de lujo, con un análisis detallado y concienzudo, que muestra el grado de profundización en la novela. Para mayor mérito (complicado), has escrito tan generoso texto sin incurrir en spoiler, o eso creo (nadie sabrá que se trata del charcutero de la esquina ( ͡~ ͜ʖ ͡°) 🤣). GRACIAS con mayúscula, y me quedo muy corta. A tus letras no habrá quien las pare. Adelante, compañero.

    Le gusta a 1 persona

    1. Mil gracias a ti por el cariño y el entusiasmo que derrocha tu literatura y tu actitud. Ha sido todo un absoluto placer ser partícipe modestamente de tu obra y trasladar todo cuanto en mí ha desencadenado. Te deseo lo mejor, compañera, y un carro de libros y firmas. Nos vemos pronto. Un fuerte abrazo, adelante!

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s