Reseñas

La familia de Pascual Duarte – Camilo José Cela

Hace tiempo pedí cita para charlar con Camilo. Camilo José Cela, quiero decir. Supuse con cierta ingenuidad que ahora que está muerto, se encontraría espitoso con ganas de apuntarse a cualquier plan. Quería que me enseñara alguno de sus secretos literarios y otros más ordinarios —como el de absorber litro y medio por la cavidad anal—. Este, de educadas formas, me prometió que sacaría un hueco, que no desesperara si no era inmediato. Al parecer su actividad en el Cielo es frenética entre banquetes, ajusticiar a otros literatos impostores y orgías salvajes. Para calentar el encuentro leí La familia de Pascual Duarte, la primera obra publicada de Cela y una de las más celebradas de su bibliografía, un retrato oscuro ambientado en la España rural de finales de Siglo XIX y comienzos del XX, el cual apunta al origen del odio.

 La obra se articula en una serie de cartas escritas por el propio Pascual Duarte desde su presidio. Estas narran la historia de su familia, gente de la Extremadura rural, y la sucesión de tragedias y perdidas que desencadenan las violentas reacciones del protagonista. A pesar del analfabetismo del medio, la narración de Duarte alterna descripciones minuciosas con reflexiones bañadas en acervo popular. Envidio —más bien, me da profunda rabia— la facilidad de autores como Cela, Blasco Ibáñez, Sender o Delibes de introducir elementos campestres en sus historias. Una de las características de La familia de Pascual Duarte, es probablemente la frialdad que desprende el relato de las escenas más truculentas, acorde con la personalidad rudimentaria de Duarte y su carencia de empatía.

Finalmente, Camilo apareció una tarde mientras me refrescaba en la playa para emprender la conversación pendiente. A decir verdad, llamarlo conversación sería un tanto atrevido. Me limité a dejar hablar al escritor gallego. Me puso al corriente de lo que ocurría en el Cielo: que si la izquierda se había hecho con el poder y el precio de las aureolas se había puesto por las nubes, que si los de la Generación del 98 lo tenían marginado y que si Dios estaba tan cansado que estaba pensando en dejarle el puesto a otro. En relación a Pascual Duarte, Cela confesó que no entendía el revuelo formado por la obra, que tenía varias grietas argumentales de las que nadie se daba cuenta y que le daba vergüenza leerla. Antes de la despedida —había quedado para echar una partida de Beerpong con Baroja y Umbral—, le ofrecí unos mazapanes caseros y una botella de pacharán. En efecto, sacó a relucir su legendaria capacidad de absorción.

9 respuestas a “La familia de Pascual Duarte – Camilo José Cela

  1. Es un libro duro…en cuanto al autor, en msi tiempos de estudiante en Santiago de Compostela compartí piso con una francesa hispanist quevenía a hacer una tesis a la fundación Camilo Jose cela y estaba asombrada de todo lo que se iba encontrando en sus escritos… falos dibujados en todos sus cuadernos de notas! y muchos cotilleos inesperados… Un personaje!

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s