cuarentena

Los milagros no existen (Cuarentena XXIII)

Todo tiene una explicación. Desde el origen del universo hasta el asesinato de John F. Kennedy, pasando por el innecesario afán de agotar el petróleo o extinguir salvajemente a todas las especies animales. Dependiendo de las circunstancias que la envuelven, la verdad puede ser revelada, manipulada a traición o aún desconocida. En el último caso, el ser humano da cuenta de su propia torpeza y se enfrenta a una implacable disyuntiva: reconocerla o inventar una falacia. Asumir la ignorancia debería ser un comportamiento tan natural como respirar o beber agua cuando no hay vino. La imaginación es una herramienta tan potente que, en ausencia de la verdad, es capaz de obrar milagros. Si un monje de la Edad Media pudiera encender una bombilla, pensaría que se trata de la luz del Creador. Hoy, algunos atrevidos observan el cielo y sostienen que somos víctimas del engaño, ya que para ellos la Tierra tiene forma de pizza cuatro quesos. Más allá de la ficción, los milagros no existen. Lo que existe es la ignorancia.

Sigue leyendo “Los milagros no existen (Cuarentena XXIII)”
cuarentena

Cenizas de la humanidad (Cuarentena XXI)

Recién aterrizado en el Viejo Mundo, pude recordar cada uno de sus valores. Sus creencias estaban tan arraigadas que habían convertido a nuestros amigos y vecinos en fervientes devotos, como si fueran bravos templarios participando en una cruzada. A falta de escudo o espada, luchaban empuñando el egoísmo y la ignorancia, ajusticiando al enemigo cuando se presentara la más mínima ocasión. Como en toda guerra, la lucha era de forma despiadada y las primeras víctimas resultaban ser las más débiles. A diferencia de otras contiendas, no había un adversario al que batir. Todos nos enfrentábamos contra todos. Todavía hoy me pregunto quién movía los hilos de un ejército tan disciplinado y obediente. Quizá no haya respuesta.

Sigue leyendo “Cenizas de la humanidad (Cuarentena XXI)”
Microrrelatos

Sonrisas inalterables

Hoy he hecho una entrevista para el trabajo de mis sueños: payaso de circo ambulante. Pasé a la fase final entre multitud de grandes candidatos, algunos formados en las mejores escuelas de bufones y otros de nobles familias circenses. Aunque me temblaban las manos, mi actuación ha salido mejor que en los ensayos. He comenzado con el truco de la flor que lanza agua,. Después, he montado en monociclo haciendo malabares con caniches y finalmente he contado unos chistes sobre temas banales de humor blanco, como los disturbios raciales.

El director del circo reía y aplaudía ensimismado cada una de mis tropelías. Cuando creía que me iba a ofrecer el puesto, me ha preguntado: ¿muchacho cómo mejorarías el circo? Tras diez minutos de propuestas, el hombre ha cambiado radicalmente de semblante. Al final ha escogido al primo del contorsionista. No creo que sea tan divertido como yo, pero tiene una clara ventaja: es mudo.

cuarentena

De regreso al Viejo Mundo (Cuarentena XXI)

El tránsito hacia el Nuevo Mundo no fue lineal. Tampoco el sosiego o la lógica fueron conceptos inherentes al proceso. El ser humano es un ente tan inestable, que tras dar un paso hacia delante, lo más probable es que dé diez hacia atrás. Para más inri, al señalarle el error, éste lo negará o, en el mejor de los casos, dirá que ha sido inevitable, a causa de una tercera persona o fruto de una conspiración. El día que regresé a mi país después de un mes de confinamiento, emprendí también un viaje hacia un pasado que había dado por superado.

Sigue leyendo “De regreso al Viejo Mundo (Cuarentena XXI)”
cuarentena

La delgada línea (Cuarentena XX)

La pandemia no sólo desnudó las carencias de los sistemas sanitarios, económicos y sociales del mundo entero. A cada uno de nosotros nos puso de frente a nuestras miserias y se afanó en demostrar que nuestras creencias eran tan exiguas como un puñado de lentejas con hambre. En mi caso, mientras disfrutaba del falso advenimiento del Nuevo Mundo en casa de Daría, un vaso de vino fraternal y un bocado de salumi libertario, llegó una noticia que removió mi conciencia. Dicen que con el estómago lleno, todas las teorías funcionan. En la práctica, las convicciones e ideas no alimentan.

Sigue leyendo “La delgada línea (Cuarentena XX)”
Reseñas

Sapiens: De animales a dioses – Yuval Noah Harari

A comienzos de la cuarentena llegó a mis manos dos artículos rebosantes de lucidez. Uno conjeturaba acerca del mundo que quedaría tras la pandemia y el otro se centraba en la falta de liderazgo global que ésta había desenmascarado. Guardé ambos artículos en una carpeta a la que llamo confrontación, donde además de ampliar conocimientos, trato de debatir mis exiguas convicciones. En aquellos textos encontré algo de lo que adolecen la mayoría de análisis de nuestro tiempo: perspectiva y rigor. El punto de vista del autor conjugaba conocimientos en historia, biología, economía y política. Además, la forma de expresarla era tan clara y tan rotunda, que a duras penas se podía poner en cuestión más allá de algunas puntualizaciones.

Sigue leyendo “Sapiens: De animales a dioses – Yuval Noah Harari”
cuarentena

La teoría de la uniformización (Cuarentena XIX)

En el Viejo Mundo comenzó a fraguarse un proceso silencioso: la uniformización. Si la biología señalaba un origen común a todos los seres vivos, el ser humano había desarrollado las bases de un sistema que inevitablemente nos haría converger en el mismo punto. A pesar de vivir en burbujas aparentemente aisladas, en algún momento habíamos interiorizado la idea de realizarnos, alcanzar la felicidad y que éramos únicos y especiales. Mientras tanto, en el bolsillo guardábamos el último modelo del iPhone, bailábamos el ‘Despacito’ —aunque nos esforzáramos en repetir que en realidad éramos de jazz y música clásica—, vestíamos pantalones vaqueros made in Bagladesh  y la emisión de los capítulos de Juego de Tronos paralizaba el planeta. Los días que fui okupa de casa de Daría, descubrí que la cuarentena había acelerado la evolución hacia la uniformidad.

Sigue leyendo “La teoría de la uniformización (Cuarentena XIX)”
Autobombo

La pandemia de los globos sonda

Hoy escribo sobre globos sonda en El Salto. Un análisis que incluye las voces de David Jiménez, antiguo responsable de El Mundo y escritor del imprescindible libro ‘El Director’, los profesores Óscar García-Luengo (Universidad de Granada) y Jordi Rodríguez Virgili (Universidad de Navarra) y el asesor y politólogo David Sabater de ATREVIA. Desde este enlace podéis leer el artículo completo.

Del artículo os lanzo una pregunta: ¿tenemos una clase política que refleja la estupidez social o son los gobernantes los que lo promueven?

cuarentena

Viaje hacia el Nuevo Mundo (Cuarentena XVIII)

Viajar debe tener un poder más allá del acto físico de transportar personas. Constata la insignificancia propia y la del entorno. Introduce en la mente otras formas de vida y confronta la propia. Algunas de las utopías más influyentes de la historia nacieron en el transcurso de un viaje, porque la utopía es imposible sin movimiento. Algunos sostienen que la ignorancia se cura viajando. Sin embargo, como cualquier medicamento en manos equivocadas, éste puede producir efectos secundarios o adversos. En el tránsito hacia el Nuevo Mundo, viajar dejó de ser uno de los virus que estaban consumiendo al planeta.

Sigue leyendo “Viaje hacia el Nuevo Mundo (Cuarentena XVIII)”
cuarentena

La huida del cerdo (Cuarentena XVII)

El cerdo es uno de los animales con mayor capacidad de adaptación. Si las condiciones le brindan más horas de luz, tiende a comer más. En cambio, si la oscuridad crece, entonces el marrano dedicará más tiempo a dormir. Por el contrario, el ser humano se define como un animal de costumbres. Da igual que haga sol o nieve, que las calles ardan o las montañas hablen, que el banquero invierta tus ahorros en su tercer yate, que la televisión retrasmita una partida de curling o escenas con niños muriendo de hambre, porque la prioridad del hombre será que su pequeño mundo no cambie. Sin pedir nada, el Viejo Mundo había sacrificado la capacidad de adaptación. Precisamente, el día que emprendí la huida, maldije mi condición humana y anhelé la capacidad porcina.

Sigue leyendo “La huida del cerdo (Cuarentena XVII)”
cuarentena

Los designios de un sistema voraz (Cuarentena XVI)

Tiempo después, descubrí que la cuarentena se comportaba como una de esas profesoras que se quedan grabadas por siempre en la memoria. Jamás se olvida la maestra que enseña a distinguir derecha e izquierda, leer un reloj o cómo hilar vocal y consonante. En ocasiones, la clave no reside en el conocimiento de la maestra, sino en cómo ésta es capaz de guiar al alumno hacia la verdad. Aunque sea necesario más tiempo y dolor, un fracaso interiorizado es preferible a una victoria indolente. La cuarentena ofrecía de forma generosa y paciente un amplio abanico de lecciones, dando a elegir si tomarlas u obviarlas. En el segundo caso, si el saber era vital, ofrecía más oportunidades. El día en que la calma tensa dio paso al huracán, grabé con fuego una de sus leyes: hoy es hoy y mañana ya veremos.

Sigue leyendo “Los designios de un sistema voraz (Cuarentena XVI)”
cuarentena

La calma tensa (Cuarentena XV)

Durante la cuarentena, convivimos en un ambiente de calma tensa que  regía cualquier movimiento. La tensión y la calma son conceptos relativos. Si el encontrar a un hombre vestido de rojo tratando de entrar por la chimenea en Nochebuena puede suponer una tierna anécdota para los niños, en los adultos puede desembocar en un futuro ingreso al manicomio o incluso en el suicidio. Dentro de esa ambigüedad interpretativa, tuvimos que aprender a detectar cuándo la atmósfera era una balsa de aceite o el ojo del huracán. La calma tensa es altamente inestable. Nunca se debe confiar en ella. Por instinto de supervivencia, obligaba a afilar los sentidos.

Sigue leyendo “La calma tensa (Cuarentena XV)”
Autobombo

La absolución de Cuba

Hoy escribo en El Salto sobre Cuba y el ejemplo que su pueblo está dando al mundo. Agradezco a mis amigos la amabilidad y el cariño que me han brindado para pasear desde Oriente hasta Occidente en la distancia. Espero que os resulte interesante. Desde este enlace podéis leerlo. Adelante, compañeras! ¡Viviremos y venceremos!

Actualización: Recientemente el artículo ha sido publicado por otros medios cubanos, como por ejemplo Cubadebate, uno de los medios más populares de Cuba, o Radio Habana. Desde aquí agradezco la difusión de los medios, el cariño y la crítica que han demostrado los lectores a través de sus comentarios.