Reseñas

Huida Al Sur – Juan Madrid

Dejar que el azar escoja cuál va a ser tu próxima lectura puede deparar grandes sorpresas. A falta de recursos literarios, el pequeño estante de literatura española de la biblioteca de San Giovanni estrechó mi elección. Huida Al Sur es sin duda un título sugerente y la maestría con la que el prólogo refiere al hacer de su autor fueron razones suficientes como para caer en sus redes. Por si fuera poco, la obra fue galardonada con el premio Edebé de literatura juvenil del año 2008. Sí, literatura juvenil.



Huida Al Sures un relato entretenido y ágil, una pequeña incursión al género policiaco, por el cual discurren tenues matices de homofobia, racismo, especulación urbanística, amor y muchas hormonas en revolución. El hecho de estar dirigido a un público adolescente no resulta banal, tanto en sus livianas formas como en el desarrollo lineal de los acontecimientos. De esta forma, la obra supone una buena introducción a la novela negra a un público primerizo, a buen seguro incitado en un tono amistoso a su lectura en el instituto, aunque escaso para un lector más avanzado. Espero que, para los primeros, este humilde análisis sirva para iluminar sus recensiones y trabajos.

El autor de la obra es Juan Madrid, el cual se erige como una de las referencias del género de nuestro país. Dentro de su dilatada trayectoria como escritor destaca su serie de novelas protagonizadas por Toni Romano, así como la serie Brigada Central. Un mayor conocimiento de esta faceta sería interesante para calibrar Huida Al Sur en comparación con el resto, o profundizar en su carácter pedagógico. Por otro lado, también son reconocidas sus incursiones en otras tentativas de literatura juvenil, los cuentos, el ensayo y el reportaje. Además, el malagueño ha hecho diversas aportaciones al mundo del cine y televisión como guionista, e incluso como director del film Tánger en el año 2003.

Así pues, Huida Al Sur desgrana la historia de un atraco de joyas que, tras la desbandada de sus principales cabecillas a causa de la desconfianza, llega hasta los terrenos de un hotel de la costa granadina en proceso de cierre. Un vigilante de seguridad de un banco, y novio de la directora del mismo, un mafioso chantajeado y su sicario son los actores principales del atraco. Por su parte, Tomás, un joven botones de ascendencia marroquí, y Clara, una huésped adolescente, se ven envueltos en la trama. Entretanto, los dos jóvenes deben lidiar con un supuesto hurto perpetuado por el botones que levanta una polvareda de ataques de carácter homófobo y xenófobo.

La narración es directa, excesivamente dirigida por parte del narrador. Además, el autor enfatiza dicha guía por medio de los personajes, quienes se encargan de espolear informaciones que a priori sólo pueden ser conocidas por el autor. Esto reduce cualquier tipo de especulación, tornando la historia muy previsible. El tono de denuncia social que esgrimen ciertas temáticas señaladas resulta maniqueísta, lo cual convierte al fin de concienciación en un mero adorno falto de madurez hasta para el público al que va dirigido.

Por otro lado, la corta extensión de Huida Al Sur y el excesivo número de personajes que aparecen asientan una alarmante falta de profundizad, que hasta les hacen caer en incoherencias acerca de su personalidad e incluso en pasajes no creíbles. Para muestra, el personaje de Tomás, el cual es un menor que estuvo años en el reformatorio. Aunque el chico es sensible, respetuoso y aficionado a la pintura, en ciertos pasajes se muestra como un entendido de leyes o incluso de legislación sobre yacimientos arqueológicos. Tampoco resulta creíble la relación entre Clara, la chica segura, consciente y madura, y su novio, el prototipo de macarra despreocupado de familia adinerada, al caer rendida a los brazos de él sistemáticamente o capaz, ella, de protagonizar estos pasajes.

Clara añadió rápidamente:
–Oye… mira, a mí en realidad, no me importa lo que seas, ¿sabes? Te lo preguntaba porque Arturo se puso a insultarte y yo…
–Tampoco he tenido novio. Y disculpa tengo que trabajar.
–Espera, quieres que… ¿Podemos quedar en tu cuarto? –le sonrió–. Eso que dices de que no has conocido nunca a una chica… Si tú quieres… –vaya, no le salían las palabras–, si tú quieres podemos besarnos. Sólo por probar…., como un experimento. Suponiendo que te guste, claro.
El lenguaje empleado es sencillo, no dando lugar a alardes líricos, lo que hace la lectura ligera. Sin embargo, además de la sobreguionización del autor, existen muchos vocablos que lo aluden y cobre un protagonismo que llega a ser molesto:

Clara dedujo que aquel chico era bastante extraño. Ella…, bueno, ella no es que hubiera tenido mucha experiencia con los chicos, pero alguna sí había tenido. Conocía a los chicos. Éste parecía diferente, como más tranquilo, más pausado. Los chicos, cuando estaban en presencia de chicas, hablaban sin parar, decían gracias chistes, bromas y se daban puñetazos entre ellos en los hombros, sin parar de decir cosas sin sentido alguno. Qué pesadez. Pero éste… Tomás, si no tenía nada que decir, pues no decía nada, ¿verdad? Se quedaba callado y no parecía nervioso, ni turbado. Y si tenía que mirarte a los ojos, pues te miraba, y si tenía que sonreír, pues
Aunque no me gustaría reventar el final, he de decir que la barrera entre lo entrañable y lo ridículo es tan sutil que a veces las buenas intenciones no bastan para librarse de lo segundo. Es posible que al contextualizar la obra se pudiera disculpar su arrojo, pero da la impresión que a esos jóvenes a los que se les habla de atracos, armas, homosexualidad o racismo, son finalmente devueltos a su condición de niños o tratados como descerebrados consumidores de cine americano, comida rápida y música pop. No es necesario darse de bruces, ya que se trata de una respuesta de lo más natural a una necesidad de la realidad que nos rodea.

En definitiva, Huida Al Sur es un tenue acercamiento a los jóvenes a la nóvela policíaca y un entretenido pasatiempo para despellejar sin mancharte de sangre las manos. Poco más..



———————————————-
Ficha Técnica:
Título: Huida Al Sur.
Autor: Juan Madrid.
Páginas: 173.
Editado por: Edebé.
Año de publicación: 2008.
Comprar
Reseñas

Marina – C.R. Zafón

Hace un par de meses me llegó el encargo, envuelto en papel de regalo, de leer una de esas obras confeccionadas para hacer de sus páginas una ventana al corazón. Hablo en esta ocasión de Marina, un trabajo de una de las primeras espadas de la literatura española, Carlos Ruíz Zafón. Una obra que nos adentra en un mundo de ilusión y tenebrosidad, con un contenido interiorista de profundo calado donde la amistad, el amor, la muerte y la vida impregnan sus páginas. Una historia que versa sobre la posibilidad de dar vida a la muerte y su aceptación bajo los finitos límites de la medicina, desarrollada en dos tramas que el lector acabará siendo cómplice de su conexión. Una novela que te atrapa y te lleva a experimentar un cúmulo de sensaciones encontradas y por encontrar.
A nivel literario, la tarea de Zafón es estupenda. Destaca por encima de todo esa prosa con esencias poéticas que envuelve a la característica narrativa del autor catalán. Construye oraciones con elegancia, pero es ágil en la narración, usa un lenguaje cuidado, pero no es necesario echar mano del diccionario. En este sentido, se disfruta mucho del trabajo del escritor, aunque en ciertas fases parece peligroso que el objeto de atención recaiga más en la envoltura que en el contenido. A modo bibliográfico, Marina es el último trabajo de Zafón en clave de narrativa juvenil, resultando un claro ensayo final de lo que luego sería la exitosa saga que encabeza La Sombra del Viento.
El argumento de Marina se desarrolla en dos vertientes, la historia de amistad paulatina entre Óscar y Marina y la trama que ellos mismos van destapando a golpes de inocencia curiosidad. En ésta, los dos jóvenes protagonistas se ven atrapados en las garras de las reminiscencias de la vida de Mijail Kolvenik, un fabricante de prótesis obsesionado con derrotar a la muerte y sobreponerse a la malformación, marcado por el símbolo de la mariposa negra. El intento de conectar ambas facetas por momentos resulta fallido, así como el papel insustancial de los dos protagonistas en el desarrollo de la misma, quienes resultan ser meros testigos de los acontecimientos. Es más que probable sentir que la cara fantástica de la obra pierde consistencia a medida que va llegando a la resolución. Tampoco ayuda el ritmo acelerado que impone el autor, dejando cuestiones inconexas al aire.
Pero, llegados al final, encontramos lo mejor, la esencia y la magia, la emoción palpitante, la lágrima que brota con gusto, el verdadero motivo para enamorarse de Marina. A pesar de estar escrito con hiel, es de uno de los finales que mejor sabor de boca me han dejado. Se trata de un canto al amor inocente y tierno, un homenaje a la desnudez de los sentimientos, un punto de encuentro entre el camino de la vida y el de la muerte. Además, encontramos un suspiro para respirar el paralelismo de la trama emocional con la fantástica.
Los personajes, en especial el dúo protagonista, son de esos que consiguen calar con facilidad, gracias en parte a su predisposición por mostrar sus pensamientos y emociones. Cabe destacar la facilidad que tienen por las reflexiones filosóficas, dejando frases sublimes de la talla de: “El tiempo hace con el cuerpo lo que la estupidez con el alma, lo pudre“. “A veces las cosas más reales sólo suceden en la imaginación. Sólo recordamos lo que nunca sucedió“.  “El camino al infierno está hecho de buenas intenciones“.
En definitiva, Marinaes una de esas obras que se recuerdan por los momentos de emoción vividos entre lector e historia, no tanto por el argumento, ni siquiera por su delicado envoltorio literario. Una obra para llorar, creer, fascinarse, reír, razonar, pero sobre todo, para enamorarse, más si cabe, de este arte que es vivir.
 
———————————————-
Ficha Técnica:
Título: Marina.
Autor: Carlos Ruíz Zafón.
Páginas: 290.
Editado por: Planeta.
Web
Comprar