Microrrelatos

La paz de las uñas

Mis manos acarician el metal envuelto de una frialdad reminiscente. La hoja superior del objeto describe circunferencias concéntricas empujado por la acción de mis dedos, mientras que la inferior se decanta por una pasividad desafiante. El punto de unión es una afilado saliente que dibuja una sonrisa maliciosa. Al voltear la parte superior y apretarla, los labios se cierran con un mordisco que amenaza la integridad de mi piel. Los dientes del objeto mantienen una perenne voracidad.

Sigue leyendo “La paz de las uñas”
Autobombo

Finalista Certamen de Relato sobre Vida Universitaria

Esta mañana he recibido la notificación de que mi relato ‘La ecuación de la incertidumbre’ ha sido finalista en la XIV Edición del Certamen Internacional de Relato Breve sobre Vida Universitaria, organizado por la Biblioteca Universitaria de Córdoba. En la misma participaban un total de 111 relatos provenientes de multitud de países europeos y latinoamericanos. Junto a los ganadores y otros finalistas, el relato será publicado en una antología editada por la Universidad de Córdoba.

Sigue leyendo “Finalista Certamen de Relato sobre Vida Universitaria”
Madrid

Así da gusto la sierra

Madrid es un lugar propicio para que surjan todo tipo de planes. Los fines de semana que paso aquí mantengo mi agenda despejada a la espera de llenarla espontáneamente con unas cervezas para celebrar que Madrid es la nueva capital de la libertad, ir a echar la siesta en las butacas de una función alternativa, una barbacoa en casa de los del puesto de verduras o, incluso, una orgía con los vecinos de en frente. La cantidad de ofertas de ocio no asegura necesariamente que se acaben realizando. Todavía no tengo claro el motivo, pero existe una fuerza que invita a cancelar los planes a última hora con sus consabidas excusas. La formalidad debe ser un concepto que se evapora por efecto de la boina de polución o que sólo se estila en las gentes de provincias.

Sigue leyendo “Así da gusto la sierra”
Microrrelatos

El pasado siempre vuelve

El pasado siempre vuelve. Hoy, al volver a casa, me he encontrado a mi yo de dieciocho años tumbado en el sofá. Estaba famélico y apestaba a aguardiente. Tenía los pies descalzos y vestía con un saco de patatas remendado. Con lo que quedaba en la nevera, unos huevos caducados, una lata de callos en conserva y un plátano ennegrecido, le he preparado un revuelto de supervivencia.

Sigue leyendo “El pasado siempre vuelve”
Vida Moderna

Descarga de penas

Nada más verla, la excitación amenaza con desbordarme. Para nuestros encuentros, SuicideGirl94 se suele vestir con una camisa blanca ajustada y una falda vaquera que se pega a sus muslos generosos. Se va desabrochando los botones de forma juguetona, dejando entrever unos pechos que apenas puede contener el sujetador. Su piel pálida se alterna con todo tipo de tatuajes estrafalarios y un moño tintado de azul. Observo cómo se contonea tumbado sobre el sofá. Cuando mana la humedad, me bajo el pantalón del pijama de ositos. El creciente tintineo de monedas anuncia que SuicideGirl94 va a jugar con el vibrador que se menea en su vagina de forma mecánica.

Sigue leyendo “Descarga de penas”
Madrid·Vida Moderna

Odio las puertas cerradas

No soy de esas personas a las que les avergüence odiar o pida perdón por hacerlo. Me cuesta amar a las personas que tiran comida a la basura; no trago a los que se mueven con automóviles potentes para presumir de una supuesta superioridad; tampoco me despiertan simpatía los caseros que exprimen a sus inquilinos y ofrecen el mobiliario que heredaron de sus difuntas abuelas; y me produce asco el que ejerce su autoridad para reprimir sin justificación a un semejante. Dentro de mi lista de odio, con o sin ninguna justificación, también figuran objetos como el microondas, el paraguas o el pelador de patatas. Desde que vivo en Madrid, las puertas se han situado en el centro de mis iras.

Sigue leyendo “Odio las puertas cerradas”
Autobombo·Navidad

Relatos navideños

Aunque esta Navidad se presente de forma atípica, me gustaría compartir con vosotros un poco de dudoso espíritu navideño. A continuación rescato algunos textos que escribí embriagado por el olor a incienso, empachado de turrón y mazapanes y convaleciente de un ataque epiléptico tras ver las luces que cuelgan de nuestras calles. Como siempre, disculpen el bochorno. Aprovecho para desear unas felices fiestas.

El milagro de Santa: Un Santa Claus psicodélico ha llegado a la ciudad desafiando la Nochebuena y las normas de convivencia.

Falaz Navidad: Recuerdos infantiles sobre una Navidad que se llevó por delante mi candidez.

El Belén de 1992: Ha nacido un nuevo niño Jesús que desde muy joven será consciente de las miserias del sistema. ¡Crucifixión o regalos bajo el árbol!

Turrón duro: Se aproxima la Navidad más triste de Ramón. Su hijo Toni está en la cárcel, pero siempre hay un rescoldo de esperanza en Nochebuena.

Navidades extraordinarias: Recopilatorio gratuito de relatos navideños junto a otros genuinos compañeros de escritura.