Relatos

La Ciudad De Los Vuelos

Cuenta la leyenda que en las tierras del sur se encuentra la ciudad de los vuelos. Todo comenzó en uno de los primeros días de verano de hace muchos años. El intenso calor asolaba las calles, convirtiendo a estas en desiertos de la humanidad. Los ciudadanos más pudientes escapaban a las playas de otras ciudades cercanas, mientras que los que menos tenían se refugiaban en sus casas desde que asomaba el sol hasta que se ponía por completo.

Ante la falta de clientela, los comerciantes se veían abocados a cerrar sus negocios durante el estío y abandonarse a la ruina. Por su parte, los trabajadores del campo sufrían la ferocidad del verano, agravado por la falta de lluvias en invierno y primavera. La fruta estaba seca y carecía de cualquier tipo de sabor, las cosechas eran escasas y se preveía que las próximas no merecieran tan siquiera ser recogidas. También los animales de las granjas padecían en su piel la sequía y la constante lluvia de fuego. El canto de los pajarillos se había apagado en busca de otros lugares.


A la vista de la gravedad de la situación, el alcalde convocó a todos los vecinos a una importante reunión en el ayuntamiento para adoptar un plan extraordinario. Algunos especulaban con la posibilidad de que anunciara un sorteo para ir a la playa, otros con que instalara aire acondicionado en todas las calles y los más soñadores que de las fuentes comenzase a emanar vino blanco bien fresquito. Sin embargo, el alcalde dejó a todo el mundo boquiabierto: un grupo de ingenieros había instalado unos motores que permitirían a la ciudad echar a volar en ese mismo instante al encuentro de  condiciones climatológicas más amables.

Según anunció el alcalde, en verano viajarían al hemisferio sur a zonas de lluvia para poder regar los huertos y campos de alrededor, así como poder disfrutar de una temperatura que les dejara hacer vida normal. Todo los ciudadanos, incluidos los más soñadores, recibieron con entusiasmo la medida y salieron del ayuntamiento respirando el aire de una brisa sensiblemente más fría que de costumbre.

Una vez calmada la sequía, aprovechando su nueva capacidad de volar, la ciudad puso rumbo a playas paradisiacas de agua cristalina y arena fina. La gente estaba más animada, los vecinos se saludaban con efusividad y las calles se contagiaban de una alegría generalizada. Además, se crearon nuevos puestos de trabajo debido a la gran cantidad de turistas atraídos por la ciudad de los vuelos y los negocios funcionaban a pleno rendimiento. De los campos salían frutos más sabrosos que nunca, los animales de la granja sonreían y se reproducían más que de costumbre y una agradable algarabía de pájaros se erigía como música de fondo. En poco tiempo, la ciudad de los vuelos se había transformado en la ciudad de los sueños.

Al llegar el crudo invierno, la ciudad se dirigió hacia zonas templadas. Sin embargo, durante el viaje, el mecanismo de vuelo se detuvo por una avería y la ciudad se vio obligada a aterrizar en una zona desapacible. Se trataba de una aldea de características y costumbres muy distintas a las que la ciudad estaba acostumbrada. El hambre, la enfermedad, la falta de recursos y la pobreza se palpaba en la mirada de su gente, en la erosión del adobe de sus casas o en la extremada delgadez de sus reses. El alcalde recomendó a sus vecinos que se encerraran en sus casas y la desconfianza se arraigó en la ciudad de los vuelos. A través de las ventanas, sus habitantes miraban con inquietud y miedo a los aldeanos de aspecto desgarbado, lengua incomprensible y oscuros rituales.

El tiempo transcurría, los ingenieros se negaban a salir de sus casas para reparar el dispositivo y la ciudad de los vuelos se sumía en el absoluto caos y la falta de agua, alimentos y medicinas. Las cosechas se habían perdido y en vez del hermoso cantar de pajarillos, se oían los graznidos de buitres que acudían al festín en las granjas abandonadas.

Desesperados, algunos vecinos decidieron echarse a las calles para exigir una solución al alcalde, pero éste ya había huido aprovechando el encierro de sus vecinos. Conscientes de la situación crítica que atravesaban sus inesperados visitantes, los aldeanos se pusieron de acuerdo para poner a su disposición los pocos recursos con los que contaban. Mientras el motor de vuelo era reparado, la desconfianza y el miedo comenzaron a volar de la ciudad. Sin apenas entenderse, propios guiaban a extraños hacia pozos y fuentes, niños de pieles distintas jugaban juntos y a la noche todos se reunían para compartir danzas y canciones.

Finalmente, los motores volvieron a funcionar, los ciudadanos se despidieron agradecidos de los aldeanos y la ciudad voló al lugar que le correspondía para siempre. Aunque inapreciable de forma física, aquel vuelo contó con menos carga que los anteriores. Carga que había echado a volar en aquella aldea para no volver más.

Cuenta la leyenda que tras aquel suceso, todo forastero es bienvenido sin distinción de raza, cultura, creencia o lengua a la ciudad que, aun sin motores, es capaz de volar. La ciudad de los vuelos.


Cuento escrito en el magnífico Taller Escríbe Mucho.

4 comentarios sobre “La Ciudad De Los Vuelos

  1. Precioso! Me ha encantado tu historia, la forma en la que lo describías todo y sobre todo como describes el sur, nuestra tierra. Era como si formara parte de ello. Ojalá en la vida real la gente dejara atrás el racismo y las diferencias. Evolucionamos muy lentamente por desgracia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s