Reseñas

Dicen los síntomas – Bárbaro Blasco

He tenido la suerte de pisar puntualmente los hospitales. Lugar fascinante en tanto en cuanto empieza y termina la vida. Quizá dicho desconocimiento pueda producir felicidad pasajera. Aunque sea por cobardía, cruzo los dedos por preservar la ignorancia un poco más. Sin saberlo previamente, estos días de verano me encerré en la habitación del hospital donde acontece Dicen los síntomas, obra de Bárbaro Blasco. El relato introduce la enfermedad como elemento indispensable para comprender la vida. Con un estilo ameno y una prosa cuidada, la autora valenciana construye una voz valiente y colmada de entereza para enfrentar el miedo y la incertidumbre, debatir el concepto tradicional de familia y el porvenir de la mundanidad colectiva.

Dicen los síntomas es narrada en primera persona por Virginia, una mujer que roza la cuarentena y ha de visitar en el hospital a su padre en coma. Su relato construye paulatinamente la personalidad de una madre aquejada de depresión, la de su hermana artista y criada entre algodones por culpa de una temprana meningitis y la de los ingresados que comparten habitación con el padre. Los diálogos y las digresiones dinamizan la trama principal, en la que destaco su ironía mordaz. La protagonista no muestra reparos en reírse de sí misma, síntoma no sólo de inteligencia sino la mejor forma de ser sincera con uno mismo. Mi mente imaginaba a Virginia al estilo de personajes británicos como Fleabag o Bridget Jones, mujeres que resisten a la tragedia ofreciendo al resto su autenticidad.

Dicen los síntomas rebosa literatura. Es recurrente las citas a otras novelas de referencia, especialmente las que tratan la enfermedad, y que los personajes sean cercanos a las humanidades. Es un detalle que últimamente he encontrado en las novelas narradas en primera persona y las de autoficción, como si un personaje narrador tuviera que además escribir, como si el autor no resistiera a la tentación de personarse en el terreno del narrador. A mitad de relato, los personajes reflexionan sobre la comunicación y la narrativa. Uno de ellos señala que no le gusta que las historias hagan del final su fuerte. Blasco secunda la propuesta y deja que el argumento encuentre un desenlace natural en el preciso instante que este lo pide. Cada vez aprecio más los autores, como es el caso, que saben qué quieren contar, narran de forma concreta su historia y son gentiles con el tiempo de su lector.

La trama principal se alterna con noticias y curiosidades médicas y sociales, como la del ciudadano chino que de repente descubrió que disponía de sistema reproductivo femenino o la del experimento de un médico italiano que demostró que el cuerpo no genera gusanos. Además, Dicen los síntomas hace gala de una narrativa fluida, especialmente generosa en la manera de narrar ambientes y emociones, en la que se aprecia el gusto por el ritmo y la estética. Barbara Blasco no escatima en frases para enmarcar. Una de las que más me llamaron la atención es la siguiente:

«Aún es una palabra hermosa si lo piensas, aún es el único tiempo posible, un limbo que se extiende desde que aprendemos que somos mortales hasta que lo comprobamos».

Estimo que el futuro de una persona occidental pasará por un hospital en un orden de una veintena de veces —entre la salud propia y la cercana—. Curiosamente, en la sala de espera de un hospital le he dado vueltas sobre lo que decir de Dicen los síntomas. Mi mirada sobre todo cuanto allí acontecía ya no podía ser la misma.

3 respuestas a “Dicen los síntomas – Bárbaro Blasco

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s